SENSOR TÉRMICO

A continuación se encuentra una muestra de varias imágenes termales de las pruebas independientes realizadas por el BSRIA. Estos estudios demuestran la cantidad de calor termal que se pierde por la absorción de calor que se produce en  la pared a la que se fija el radiador. Esto significa obviamente que hacia la habitación, lugar que queremos calentar, se irradia menos calor.

 

Las franjas de color van desde frío (azul), templado (rosa), caliente (amarillo), a muy caliente (blanco).

 

 

Imagen de un radiador fijado a una pared sin el panel de Heatkeeper

(La pared absorbe el calor y lo lleva fuera de la habitación)

 

 

Imagen del mismo radiador fijado a una pared con el panel de Heatkeeper™

(La pared está casi fría y el calor se proyecta de nuevo hacia la habitación)

 

 

Imagen de la pared externa del laboratorio de investigación.

Tres paredes con radiadores:

Primera pared sin el panel de Heatkeeper™

Segunda y tercera paredes con los paneles de Heatkeeper™

 

Todas las imagenes anteriores están protegidas y registradas con el Servicio de Declaración de Derechos de Autor (Copyright Witness Service)

 

 

 

TERMOGRAFÍA

La Termografía Infrarroja es una técnica que permite, a distancia y sin ningún contacto, medir y visualizar temperaturas de superficie con precisión. 

     La Física permite convertir las mediciones de la radiación infrarroja en medición de temperatura, esto se logra midiendo la radiación emitida  en la porción infrarroja del espectro electromagnético desde la superficie del objeto, convirtiendo estas mediciones en señales eléctricas.

     Los ojos humanos no son sensibles a la radiación infrarroja emitida por un objeto, pero las cámara termográficas, o de termovisión, son capaces de medir la energía con sensores infrarrojos, capacitados para "ver" en estas longitudes de onda. Esto nos permite medir la energía radiante emitida por objetos y, por consiguiente, determinar la temperatura de la superficie a distancia, en tiempo real y sin contacto. 

     La radiación infrarroja es la señal de entrada que la cámara termográfica  necesita para generar una imagen de un espectro de colores, en el que cada uno de los colores, según una escala determinada, significa una temperatura distinta, de manera que la temperatura medida más elevada aparece en color blanco.